Home
Newsfeeds
Nutricion PDF Imprimir E-mail

 


Nutrición

NOTA : El invierno y sus problemas con los kilos

NOTA: El invierno y sus problemas con los kilos

El invierno nos ofrece infinitas posibilidades de subir de peso, entre ellas nombro las sopaipillas, el pan amasado, comidas contundentes (porotos con rienda) etc. Se trata de alimentos con un alto contenido calórico que pasan a cumplir un rol en esta época que es sencillamente enfrentar el frío de mejor manera (ya que la grasa es un aislante térmico). Pero sabemos que existen otras formas de hacer frente al frío como abrigarnos más, aumentar la temperatura de nuestra casa con calefacción, realizar ejercicio físico con el fin de generar calor corporal etc. No tenemos para qué aumentar nuestro nivel de grasa corporal para que nos ayude con el frío.. No se trata tampoco de abandonar todas esas cosas ricas del invierno sino limitar su consumo a ocasiones y que sean alimentos que consumimos a veces y no habitualmente en nuestra dieta.

Existe una gran diferencia entre lo habitual y lo ocasional, lo explico: ocasional me refiero cuando estás invitada a tomar once y te presentan unas ricas sopaipilla ¡no puedes negarte! es casi un pecado decir que no ante esta “tentación” (a menos que de verdad no te gusten), por lo tanto en esa “ocasión” si comerás sin ningún cargo de conciencia. Sin embargo, se convierte en habitual si todas las semanas estas comiendo ese tipo de cosas, ya sea en una invitación afuera o cocinando en tu propia casa, acá está el real problema porque al comer cada semana este tipo de alimentos aumentamos el nivel de grasa de nuestro cuerpo y sabemos cuánto nos cuesta bajarlo después. Por lo tanto, si podemos disfrutar del invierno y sus comidas ricas pero en “ocasiones” y no cada semana. Si notas que todas las semanas estás tentándote con este tipo de alimentos, entonces es el momento de hacer un alto en tu alimentación y detenerte ya que no querrás pasarte toda la primavera apurada por bajar esos kilos acumulados del invierno.

Se aceptan 2 kilos acumulados del invierno porque esos los podemos bajar con facilidad y son los “permitidos” a causa de disfrutar las cosas ricas del invierno, pero no se acepta por ningún motivo 5 kg. aumentados durante el invierno, ya que pasan a formar parte de nuestra reserva energética y el cuerpo no soltará esos kilos de manera tan fácil. Más adelante explicaré porqué pasa esto (desgraciadamente).

Bueno,¿ cuál fue la huella que dejó el invierno en tu cuerpo: 2 kg? ¿tal vez 5 kg? todo depende de lo bien que lo pasaste en el invierno, si lo disfrutaste al máximo seguramente subiste 5 o más kilos, pero todo tiene su precio! Y en este caso el precio que debes pagar es ¡cuidarte toda la primavera! ¿Acaso pensaste que no tenía un costo comer libremente en el invierno? Imposible. Existen las personas que prefieren pagar ese “precio” a fin de disfrutar unas ricas sopaipillas en invierno (a ese tipo de personas me dedico yo y esas son las que busco jaja) y existen las personas que no están dispuestas a pagar ese precio y se cuidan todo el invierno.

¿A qué grupo perteneces? Si eres de los que están dispuestos a pagar el “precio” por disfrutar del invierno, bienvenido al club y es hora de que me visites, y si no, dejo la invitación abierta a todo tipo de público, aunque para estas personas que sí se cuidaron, todo resultará un poco más simple. Te esperamos.

 
Design by Next Level Design / Script by Joomla!